5 tips para que los viajes de negocios se adapten a tu estilo de vida

Viajes de negocios y estilo de vida

Mantener relaciones sólidas y amorosas con la familia, así como conseguir un balance entre tu salud y bienestar personal durante los viajes de negocios, puede ser la parte más difícil de la vida de un ejecutivo que viaja constantemente. Incluso una vez de vuelta en casa, es inevitable que la fatiga pueda afectar el tiempo de calidad con tu familia o con tus propios intereses.

Algunas personas se adaptan mejor que otras, ya sea por la personalidad, circunstancias familiares o perspectivas laborales, pero en definitiva el estilo de vida que implican los viajes corporativos puede no ser para todos.

¿Cómo organizar viajes de negocios acordes a tu estilo de vida?

Un objetivo muy común para la mayoría de los viajeros de negocios, incluye el encontrar un equilibrio más saludable entre el trabajo y la vida personal. Encontrando formas simples y efectivas para mantener el equilibrio, mismas que pueden marcar una gran diferencia mientras se está fuera de casa.

  1. Encuentra siempre un espacio para ejercitarte. 

El ejercicio es uno de los mejores calmantes que existen para manejar de manera sana las emociones. Y considerando que los viajes de negocios suelen incrementar los niveles de estrés, el ejercicio es beneficioso para todos. Ya sea usando el gimnasio del hotel, corriendo al aire libre, practicando yoga o buscando un gimnasio en el área, hay muchas opciones para mantenerse en forma y centrado mientras se hacen viajes de empresa.

  1. Crea un horario y síguelo.

Si eres de los que corre todas las mañanas a las 7 a. m, continúa haciéndolo mientras estás de viaje de trabajo. Trata de llamar a tu familia o a tu pareja todos los días a la misma hora; pueden incluso planear cenar juntos aunque se encuentren en ciudades diferentes, genera un itinerario de viaje y utiliza la tecnología a tu favor.

  1. Date momentos de inactividad y descanso. 

Aunque a veces suena imposible mientras viajas, está bien tomarse un tiempo para ti después de un largo día. Es muy común, por ejemplo, estresarse por la larga lista de tareas que se tienen, sin embargo, puedes disfrutar el camino y dejar el trabajo para cuando te encuentres en el hotel.

  1. Planea algo agradable cada semana. 

Los viajes de negocios suelen llenar tu agenda con reuniones y eventos, intenta también aprovechar el tiempo para hacer algo divertido y diferente a lo que estás acostumbrado a hacer. Durante el viaje puedes hacer algo de turismo, sobre todo si el transporte empresarial te lo permite, prueba un restaurante local o ve de compras.

  1. Aprende a delegar para que no te satures. 

Generalmente, cuando estás fuera de la oficina se acumulan otras responsabilidades que no pueden esperar a que regreses, si este es el caso, recuerda que trabajar en equipo consiste en apoyarse de los demás, por lo que puedes pedirle a alguien más que te ayude a administrar alguna tarea mientras estás fuera.

En el cómo organizar viajes de negocios, no puede faltar tu bienestar personal. Incluso podrías solicitar un par de días extra para que una vez concluido el objetivo de tu viaje, te des tiempo de conocer el destino que estás visitando.

¿Estás planeando tu próximo viaje de negocios? Da clic aquí y conoce todos los servicios que Alamo pone a tu disposición para que tu viaje empresarial sea un éxito.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest