Aprovecha el alquiler de coches para empresas y ahorra en mantenimiento

ahorra con alquiler de coches para empresas

¿Necesitamos vehículos para cumplir con nuestros objetivos empresariales? Esto puede representar un costo considerable cada que visitamos a los talleres mecánicos, adicional a los abusos que en algunos de ellos se cometen. Identifiquemos las malas prácticas y ahorremos por medio del alquiler de coches para empresas.

Abusos y trampas que afectan a usuarios de talleres mecánicos

¿Cuántas veces visitamos al mecánico? Algunas empresas suelen quejarse del elevado costo que representa el servicio de estos establecimientos. ¿Será que el problema a resolver en los automóviles es tan complejo que se justifica el elevado gasto de mantenimiento? A veces sí, pero hay trampas que debemos detectar.

No olvidemos que una forma adecuada de evitar estos costos es a través del alquiler de coches para empresas. Aquí presentaremos una opción de transporte empresarial.

Colocación de refacciones usadas

A veces, el mecánico puede recomendarnos que compremos una refacción nueva para colocarla en el auto. No obstante, algunos talleres actúan con engaño y nos colocan una pieza usada que extrajeron de otra unidad. O quizás lo único que hacen es un servicio de limpieza y presenten la pieza como nueva. 

Si habrá cambio de refacciones, debemos solicitar que se nos entregue la pieza vieja que ha sido sustituida y la nueva ya colocada. El taller no debería negarse a proporcionar dichos elementos, pues pertenecía a nuestra unidad y no representa costo alguno al personal que lo reparó. La obstinación para cumplir con este paso es un claro indicio que se intenta timar con refacciones.

Negativa al reconocimiento de la recepción del automóvil

Los fraudes pueden llegar a escalas que pocos pudieran imaginar. Una modalidad que cobró fuerza es la recepción de vehículos en talleres clandestinos. Cuando los propietarios acuden al establecimiento se dan cuenta que el personal niega la entrega de la unidad con el pretexto de que nunca han recibido el auto. A los pocos días, el taller desaparece.

Esta trampa se ha hecho frecuente en zonas en las que el tráfico de autos robados está en boga. A pesar que la unidad no desaparezca, también es común que al vehículo le falten piezas y el usuario se da cuenta hasta que está fuera del taller.

Para evitar estas trampas, debemos exigir al taller que firme un documento en el que se haga constar el depósito del vehículo dentro de las instalaciones. Es apropiado que describamos las características de la unidad y adjuntemos fotos de este. Debemos contar con una copia en nuestro poder.

Con la existencia de este documento podemos hacer la reclamación y denuncia en caso de que no nos quieran entregar la unidad por desconocer el depósito o identificar el robo de piezas.

Costos adicionales e impuestos para inflar el importe

Algunos talleres no son transparentes y omiten la mención de los costos que pueden ser añadidos al arbitrio del taller mecánico, dentro de los cuales podemos citar los siguientes:

  • Revisión de las llantas. Aunque el problema no esté en las llantas, si el taller las va a revisar, debe indicarlo desde el principio y no sorprender al cliente con servicios que no solicitó.
  • Cotización del servicio. Algunos talleres nunca mencionan este punto, pero el cliente se da cuenta que le cobran la cotización hasta que le hacen llegar la factura.
  • Limpieza de la unidad. Es normal que los vehículos se ensucien de grasa y otros materiales usuales en los talleres. Sin embargo, algunos establecimientos cobran aparte este servicio.
  • Entrega del vehículo a domicilio. Es un servicio adicional que muchos mecánicos ofrecen. Sin embargo, si se va a cobrar aparte, siempre nos deben informar de dicha condición y dar la opción de recogerlo por cuenta propia.

Por nuestra actividad empresarial es necesario que comprobemos gastos ante las autoridades fiscales. Por esta razón, solicitaremos una factura. Asimismo, antes de cerrar el trato con el mecánico, debemos pedir el comprobante y preguntar el precio con impuestos incluidos.

Algunos talleres incrementan el costo del servicio cuando un cliente les pide factura. Al valor de la operación le añaden el impuesto al valor agregado, el cual equivale a 16 %. La Ley Federal de Protección al Consumidor establece que todo precio ya debe incluir los impuestos, así que es ilegal que incrementen el costo por pedir facturación. Este problema jamás lo tendremos en el alquiler de coches para empresas.

Evitemos inconvenientes al contratar a Alamo, un transporte empresarial

Es conveniente que pidamos referencias sobre talleres en los que el personal sea honrado y transparente para negociar. Una conversación previa con el mecánico puede ayudar antes de hacer un trato.

La forma más adecuada de evitar los engaños y trampas de los talleres mecánicos es contratar el servicio de transporte empresarial que ofrece Alamo. Contamos  con un catálogo de unidades en excelentes condiciones que podemos alquilar. Así nos ahorraremos costos innecesarios en mantenimiento, ya que ellos se harán cargo.

Alamo cuenta con los mejores planes empresariales para el alquiler de coches para empresas. Evitemos el dolor de cabeza que representa el mantenimiento de vehículos y pide informes para contratar nuestros  servicios de transporte.

alamo renta de autos para negocios

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest