5 tips para lograr un home office productivo

blog-alamo-5tipshomeoffice

Ante la adversidad que se enfrenta a nivel mundial, el trabajo en casa es una opción más que viable. A algunas personas, el home office les viene bien como forma habitual de trabajo, acorde con sus actividades profesionales. Para otras, se ha vuelto una necesidad. Sea cual sea el caso, hoy hemos preparado este artículo con consejos para que el home office sea algo grato sin perder la productividad deseada.

5 consejos para tener un home office altamente productivo

Estar en casa puede parecer más cómodo en algunos sentidos, desde la posibilidad de no usar ropa formal hasta la elección de nuestro propio horario o, simplemente, fumarnos un cigarro si lo precisamos. Sin embargo, este método de trabajo representa un gran reto, sobre todo si estamos acostumbrados a un gran equipo de profesionales o si nos distraemos fácilmente.

Para no caer en las tentaciones que la cómoda vida del hogar nos brinda, perder productividad o alargar innecesariamente nuestros tiempos de trabajo, es preciso tener en cuenta algunas recomendaciones que veremos a continuación.

1.- Disponer de un buen ambiente

Que estemos en casa no quiere decir que no estemos en forma para el trabajo. Si bien podemos estar más cómodos, esto no implica que no necesitemos asientos adecuados, suficiente ventilación, iluminación constante y las herramientas necesarias (insumos, equipo, software, etc.). Todo esto formará parte de la creación de nuestro nuevo espacio laboral.

Además, es indispensable que el área esté limpia, se mantenga lejos de distractores y hasta prever su transferencia. Aunque es necesario contar con un espacio adecuado (lo mejor es un estudio u oficina en casa), también sugerimos cambiar de entorno tras un periodo considerable de trabajo, pero es importante preveer esa posibilidad para preparar ambas zonas. Nada espontáneo es profesional.

2.- Crear una lista de actividades

Tener metas claras nos ayudará a llevar a buen término nuestra jornada laboral y, sobre todo, a hacerlo de forma 100 % productiva. Al no estar en el ambiente de trabajo (donde las actividades delegadas a cada departamento implican una secuencia en la productividad, cierta presión de los compañeros o incluso de nuestros clientes), podemos caer en la inversión de muchas horas a pocas actividades.

Para que esta nueva autogestión del tiempo se cumpla con el rigor de los horarios en el espacio habitual, es fundamental establecer una lista de actividades a realizar y fijar también los periodos que durarán. Habrá procesos en los que la carga de trabajo exija concluir varias tareas en un día, pero también las habrá que requieran varios días. Siempre debemos tener claras las metas y los plazos.

3.- Delimitar nuestro tiempo y espacio

“Familia, no estamos de vacaciones, estamos trabajando en casa”. Es imprescindible que nuestro entorno sepa que el espacio laboral sigue siendo tan privado como el de una oficina externa. Si nuestra pareja, hijos o familiares están cerca, hay que aclarárselo (también a nuestras mascotas, por mucho amor que les tengamos).

Sin embargo, hay un factor aún más relevante y que, principalmente, nos debe quedar bien claro a nosotros mismos: el tiempo. Necesitamos seguir religiosamente tres horarios (como haríamos en un trabajo convencional): el de inicio, el de comida y el de retirada, así como intercalar algunos breves descansos.

4.- No mezclemos tareas del hogar

Seguramente, vislumbremos la posibilidad de realizar tareas que estaban pendientes o llevar a cabo actividades familiares que antes nos perdíamos por el horario. Si bien podemos acoplarnos para que esto funcione, eso no quiere decir que no respetemos los horarios establecidos anteriormente.

El tiempo dedicado al trabajo es sagrado, así como el dedicado al hogar y la familia. Mezclar ambas realidades es una tentativa del home office, pero también el máximo enemigo de la productividad, así que debemos posponer hasta el final esas tareas deseadas u optimizar horarios, pero nunca interrumpir nuestra jornada.

5.- Mantengámonos conectados

El trabajo en casa disminuye la comunicación directa, pero no quiere decir que estemos aislados. Es preciso contar con suficiente carga, volumen y cobertura en los equipos móviles, tener las sesiones de redes sociales conectadas durante el horario laboral y corroborar que mantenemos los contactos vigentes de nuestro equipo.

Delegar las actividades de forma adecuada es necesario durante este proceso. Por eso, la comunicación es un elemento vital del trabajo a distancia.

Un tip extra: Renta de autos ejecutivos

Ante los tiempos que vivimos, quizá sea necesario hacer home office, pero habrá algunas actividades que requieran nuestra movilidad. Para garantizarnos seguridad y salud, lo ideal es alquilar autos ejecutivos. Este servicio implica traslados seguros, optimización de tiempo, personal calificado para cumplir normas y procesos sanitarios, así como autos desinfectados a detalle en cada uso.

Hemos ordenado estos consejos para hacer home office como un paso a paso, de tal forma que uno lleve al otro y así podamos conseguir una jornada altamente productiva. No olvidemos que, ante la adversidad, trabajar duro y ser responsables son nuestras mejores defensas. Triunfemos desde casa.

cta-alamo-renta-de-autos-planes-corporativos-1

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest